Maricarmen Torres es Ingeniera Civil Industrial, oriunda de la ciudad de Concepción. Comenzó trabajando en la incubadora de negocios de base tecnológica de la Universidad de Concepción, donde conoció el mundo de la innovación y el emprendimiento. Luego, en Corfo -corporación en la que estuvo por 14 años- se dedicó al diseño de políticas públicas e instrumentos para el desarrollo de ecosistemas de emprendimiento. Desde hace un año, es subdirectora de Innovación y Emprendimiento Estudiantil en Duoc UC, institución en la que ha podido aplicar todos sus conocimientos y experiencia sobre un ecosistema que hoy, considera, más avanzado en madurez.

“Los ecosistemas son evolutivos, varían en función del crecimiento. En la medida de que generas más inversión, apoyo, conocimiento, aumentas la maduración del ecosistema y cada vez va creciendo el número de emprendedores, recursos y más proyectos se adjudican fondos públicos y en distintos territorios (…) Cuando partí en la Universidad de Concepción, nadie hablaba de innovación, ni de empresa tecnológica. Fuimos pioneros para desarrollar este tipo de iniciativas, que ahora recién están en un estado de maduración más avanzado. Hay más conocimiento y casos de éxito, pero hay que entender que no es un desarrollo rápido. Eso sí, ya no se parte desde 0, lo que permite que más instituciones se involucren en la innovación y el emprendimiento, tanto educacionales como otros, como ONGs y fundaciones”, destaca.

Los pilares estratégicos en que se sustenta la Subdirección de Innovación y Emprendimiento Estudiantil de Duoc UC son: la formación en innovación y emprendimiento; el acompañamiento a los estudiantes que toman la decisión de innovar o desarrollar un futuro emprendimiento y cómo conectarlos para que continúen desarrollando su solución, creciendo y vinculándose con alguna fuente de financiamiento.

“Duoc tiene 100 mil matrículas al año aproximadamente. Nuestro programa es transversal de formación de innovación y emprendimiento, es decir, nosotros tenemos asignaturas en las mallas de todas las carreras, correspondiente a más de 34 mil alumnos. Entonces el desafío es la masividad, pero sin perder el foco de que hay una experiencia transformadora desde el punto de vista de la formación del alumno, al que le entregas las herramientas y habilidades para innovar, emprender”, explica.

Uno de los principales objetivos en este ámbito es actualizar y formar a los más de 150 docentes de diversas disciplinas, a quienes se les ha certificado en mentorías, cursos específicos en innovación y emprendimiento. El nuevo desafío es que aprendan metodologías de innovación y transferencia tecnológica y cómo esos conocimientos los pueden transferir al aula, que es lo que se está trabajando con ZENIT.

Maricarmen Torres recalca que si bien algunos Institutos Profesionales (IP) y Centros de Formación Técnica (CFT) tienen iniciativas puntuales en innovación y emprendimiento, no se trata de acciones sistemáticas. El programa de formación en estas áreas que tiene Duoc, lleva más de 10 años de desarrollo, al igual que el concurso. Ha formado parte del modelo educativo y también cuenta con una unidad que desarrolla investigación aplicada, es decir, el desarrollo de soluciones basadas en necesidades de la industria, trabajadas de manera conjunta entre docentes y alumnos. “No es formar por formar”, señala. Por eso, tienen una ruta de innovación y emprendimiento para estudiantes titulados, que va desde el punto de vista curricular (asignaturas, optativos) y extracurricular (torneos basados en desafíos de un segmento o industria).

“Estamos generando un portafolio de emprendedores denominados “rockstar”, que pasaron por nuestro torneo y ya cuentan con una empresa formalizada y vendiendo. El que cerró hace poco, recibió más de 1.200 postulaciones. Haremos un bootcamp en las sedes de Puerto Montt, Concepción, Viña y Santiago y la final será el 27 de octubre. En términos de soluciones concretas de desafíos con la industria, tenemos una asignatura que se llama innovación en proceso, en donde trabajamos con más de 30 empresas, cada una de ellas presenta desafíos alineados a la disciplina del alumno”, afirma.

La subdirectora de Innovación y Emprendimiento Estudiantil en Duoc UC menciona que los IPs y CFTs están más cercanos a la industria, porque pueden ofrecer una solución simple y concreta a una necesidad, adecuada en tiempo y costo-eficiente. No somos comparables a lo que se hace en una universidad en I+D. No generamos spinoffs. Es más experimental, por lo mismo, debes enseñar a los estudiantes y docentes aspectos de protección de Propiedad Intelectual, que es lo que se utiliza en estos casos”, aclara.

ZENIT y su aporte en la generación de capacidades

Los profesores de Duoc UC están ad-portas de finalizar un curso impartido por ZENIT Chile. En él, no solo están recibiendo conocimientos en materia de innovación y transferencia tecnológica, sino que también pueden acceder a una mentoría para el proyecto final. “El equipo que está detrás tiene experiencia, han sido gestores tecnológicos, participan en distintas redes y eso es súper valioso porque están actualizados de los últimos conocimientos en transferencia de tecnologías. Conocen lo que ha pasado en el ecosistema y lo que ha funcionado y lo que no, porque ellos han ejecutado ese rol”, valora.

En este sentido, Maricarmen indica que el desafío tras esta ruta que ha generado la Subdirección que lidera, es “ir generando más casos de éxito, que es lo cúlmine, la forma de representar todo el trabajo previo que se realiza”.